REGRESAR

 Última revision el 20/03/2013.


CRONOLOGIA   DE  LA  SEGUNDA  VENIDA DE  JESUCRISTO


     El tema de la Parusía  siempre ha sido  y será misterioso en muchos aspectos. Nadie puede decir lo que va a acontecer en detalles. A través de la Escritura vislumbramos los eventos venideros según lo que el  Espíritu Santo quiere comunicarnos. Ahora todos los que exponemos nuestra interpretación de lo que dice la Biblia acerca del fin del  mundo, lo hacemos después de pedir a Dios que nos revele el significado de los textos sagrados. Todos nos interesamos e indagamos sinceramente los últimos acontecimientos de la Historia a la luz de la Palabra escrita (y no el contrario, escudriñar la Biblia a la luz de de la Historia). Pero a pesar de nuestra sinceridad, oraciones, estudios y piedad, una inmensa parte de los cristianos han sido casi completamente enceguecidos en cuanto a su escatología por el hecho de estar en la escuela errada. Según la escuela de interpretación a la que pertenecemos, entenderemos correctamente o construiremos castillos de naipes. ¡Gracias a Dios la escatología no tiene nada que ver con la salvación y poco con la comunión de los santos! No es un tema de vital importancia para el cristianismo saber la cronología del regreso de Jesús. No obstante el Día del Señor se acerca y el estudio escatológico está haciéndose más  propicio y fructífero en esta última generación que  en las anteriores. Ahora bien, si la interpretación amilenarista o postmilenarista es correcta, nosotros los  milenaristas estamos delirando acerca de cosas que no tienen realidad; son como fábulas judías. En este caso nuestra comprensión de la Biblia en el tema escatológico sería completamente nula. Si es así, nos avergonzaremos de no haber escuchado a los grandes reformadores protestantes del siglo XVI. Eran todos amilenaristas. Por lo contrario, si somos nosotros los premilenialistas, los que recibimos la forma correcta de interpretar, serán los amilenaristas que se avergonzarán de haber seguido la tradición Reformada (y católica). Sin embargo, hay un hecho histórico, que desde 1948 ha de perturbar la conciencia  de los amilenaristas, postmilenaristas y preteristas: ¡Israel ha vuelto en el panorama mundial como Estado soberano!  Clasifican este evento como algo sin importancia y nos echan a la cara que como todo ha de consumarse en una sola generación; ya hace tiempo que Jesús tendría que estar reinando en Jerusalén (Marcos XIII; 30). Es cierto que si se entiende “una generación” como el paso de ser hijo a ser padre, es decir si una generación es 30 o 40 años, entonces su argumento es válido. Pero si entendemos “una generación” como el tiempo que dura la vida humana, entonces el plazo se extiende hasta 120 años,(Gen.VI; 3), aunque la medida común es de 70 u 80  (Salmo XC 10).Estoy cada vez más convencido de que la Historia contemporánea seguirá cumpliendo al pie de  la letra lo que profetizó la Biblia. Mi postura que es un poco particular, es fundamentalmente  milenarista y pretribulacionista, (ver el artículo “Mi dispensacionalismo” para más detalle). Ahora: ¿Qué hora es en el reloj escatológico?
El libro de Apocalipsis es el reloj escatológico más preciso que tenemos en toda la Biblia. Ahí las horas se dan en sellos (cap.VI) y los minutos en trompetas o copas (cap.VIII y XVI). No obstante “Toda la Escritura es inspirada de Dios y útil para enseñar…”, (2Tim III 16), por lo cual es menester acomodar lo espiritual a lo espiritual, es decir comparar Escritura con Escritura para poder discernir, establecer y comprobar  la validez de una interpretación. Por ende entre varios textos proféticos claves, Mateo XXIV sobresale y me parece útil echarle un vistazo.
     A menudo en la Escritura las cosas no se dan en orden cronológico, o se hace también un retroceso inesperado en la narración. Ved por ejemplo en J.XVIII donde se nos dice en el verso 13 que llevaron a nuestro Señor Jesús primeramente a Anás, y luego a Caifás el sumo sacerdote. Pero después del interrogatorio hecho por Caifás desde los versos 15 a 23, la Escritura nos dice otra vez en el verso 24 que Anás Lo había enviado atado a Caifás; esto para explicar el porqué tan fácilmente se atrevió a golpearle el alguacil. (La traducción en la KJV es mejor, pues no dice: “Anás entonces le envió atado a Caifás, el sumo sacerdote”,  sino: “Ahora Anás lo había enviado atado a Caifás, el sumo sacerdote”). Igualmente en Mt.XXIV hay 2 eventos diferentes que no se dan en orden cronológico. Nuestro Señor empieza por hablar de la gran tribulación cuyo centro es Israel y luego habla del Rapto cuyo enfoque es la Iglesia. La clave para entender esto es el verso 25 donde leemos: “He aquí os lo he dicho antes”. Es algo lógico pues nuestro Señor vino a los suyos, a los judíos, y por lo tanto habla primero del futuro de ellos, y después del futuro de la Iglesia. Claro que la Iglesia está compuesta de judíos y gentiles pero su mayoría es gentil, y solo cuando se complete el número de gentiles escogidos, se completará luego el número de judíos escogidos: Ro.XI; 25 y 26. La Iglesia es una casa cuyo fundamento y cúpula es judío; Moisés, los profetas y los 12 apóstoles son el fundamento, y los 144.000 judíos de cada tribu, (Ap.VII; 4 a 8) son la cúpula, pero la casa es gentil en la mayoría de sus componentes,  y esto para que nadie se glorié.
     Así que desde el verso 4 hasta el verso 25, nuestro Señor Jesús habla de la gran Tribulación que corresponde a la semana 70 de Daniel, es decir que son los 7 últimos años antes del juicio de las naciones y del establecimiento del imperio milenial de Cristo en esta tierra. Habla de una gran tribulación cual no ha habido desde el principio del mundo, ni jamás habrá después: v.21. Habla también en el verso 15 de la abominación desoladora que fue dicha por el profeta Daniel, la cual permite conocer precisamente el tiempo del regreso de Cristo a la tierra: Dn.XII; 11 y 12. Las  características de la gran Tribulación son: el centro de los eventos que es Judea (v.16), el tiempo que es delimitado por la abominación, o profanación del templo en Jerusalén (v.15), las condiciones terribles en que se encontrará toda la humanidad (v.21 y 22).
     Por lo contrario después del verso 25, cuando ya les dijo a los discípulos lo que concierne Israel principalmente, es decir cuando les dijo lo que ellos querían saber;  pues en el verso 1, ellos como verdaderos judíos interesados en el futuro de su nación muestran al Señor los edificios del templo, entonces Jesús habla de la venida del Hijo del Hombre para sus escogidos; habla del Rapto. En esta descripción se nos presenta a Israel como una higuera que tiene hojas pero no frutos, lo cual tipifica una nación que a pesar de existir no tiene la fe de Cristo: v.32. Les habla de un evento específico que afecta al oriente como al occidente, (v.27 al 31), lo cual es el Rapto que es visto por todos. Esta visión corresponde al sexto sello de Ap.VI; 12 al 17. Pero el día del Rapto tiene la característica de ser imprevisible, pues será como en los días de Noé: v.38 y 39. Así que las características del día del Rapto son, contrariamente a la gran Tribulación: un alcance universal (v.27), un tiempo indeterminado (v.39), unas condiciones normales de vida (v.38). Si uno percibe que Mt.XXIV hace referencia a 2 periodos diferentes pero conectados, es decir la gran Tribulación y el Rapto, tratados no en un orden cronológico sino según la lógica de la Escritura, es decir primero los judíos y después los gentiles, entonces verá claramente los 2 cuadros. Pero si uno no se fija en el  verso 25 y cree que es todo un mismo cuadro;  tendrá una visión muy borrosa de los acontecimientos que profetiza el Señor en este capítulo de Mateo. Esta es la forma de entender correctamente Mt.XXIV, y la clave está en un versículo aparentemente poco significativo: v. 25. Realmente la interpretación la da el Espíritu Santo, pues ¡cuántas veces había leído este pasaje y no había visto los 2 cuadros distintos sino que veía un solo cuadro muy borroso y confuso!
    
     Desde que empezó a hablar Jesús estamos en los postreros tiempos. ¡Hace 2000 años que estamos en el tiempo del fin! Muchas son las generaciones que han vivido en este tiempo. Sin embargo, a pesar de esto hay una generación que verá las cosas peculiares y grandes de la consumación de los tiempos del fin, con la venida en gloria de nuestro Salvador Jesús. Esta generación es la que vivirá; “cuando será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones” (Mat XXIV 14). Todas las generaciones del pasado han visto terremotos, guerras, hambrunas, epidemias  etc. Esto ha sido común a todas las generaciones pasadas. Lo que es totalmente nuevo hoy es que por los medios de comunicación modernos, (vuelos internacionales, radio, imprenta, teléfono, internet), el evangelio ha sido predicado a todas las naciones. ¿Qué nación no sabe que Jesús es el Rey de los cristianos, o que estamos en 2013 después de Cristo Jesús? El testimonio ha sido dado; que no haya sido recibido, sino menospreciado o prohibido, ¡esto es otra cuestión! El hecho es que no hay nación alguna debajo del cielo que no tenga por lo menos el nuevo Testamento traducido al idioma nacional. Hay que reparar en que el testimonio ha de ser entregado a todas las naciones, no se especifican etnias, tribus, clanes o personas particulares. Al contrario en Ap.XIV 6 y 7, vemos que el evangelio eterno ya no es predicado por las Iglesia, la cual ha sido arrebatada, sino por un ángel del cielo, y esa predicación sobrenatural, alcanza no solamente a toda nación sino también a toda tribu, lengua y  pueblo. El medio habrá cambiado y la era también. Antes eran los cristianos que predicaban, y era el tiempo de la gracia. Como decía Pablo: “os suplico en el Nombre de Cristo; reconciliaos con Dios”.  Después del Rapto es un ángel que predica, y no suplica a los oyentes que crean en  Jesús,  sino que manda y amenaza porque ya está pasando el tiempo de la gracia, viene la hora del juicio, ya no es tanta cuestión de creer sino de someterse al que está manifestando su ira y su gran poder. ¡La dispensación de la aplicación universal de la Ley de Jehová está por empezar; el Milenio está en el umbral! En la era presente, si el evangelio tuviese que ser traducido a todos los dialectos, siempre faltaría un grupito o un clan que no habría recibido las buenas nuevas. Como dijo Cameron,  el gran misionero americano del siglo XX: la Biblia es el mejor misionero, y la Biblia está presente legal o ilegalmente en todas las naciones, en el papel, en la radio, en el internet, en una memoria USB, en el viajero cristiano. Así que tal como dice Jesús: “entonces vendrá el fin”. 
     Lo que dejan claro los relatos de Mateo, Lucas, y Marcos es que durante la última generación , Jerusalén será habitada por los judíos, el culto judío después de haber sido instituido nuevamente, será profanado ( Daniel XI 31), y luego Jerusalén  será sitiada  y tomada. Mat XXIV desde v 5 al 14 corresponde a los 4 sellos de Ap.VI. Los  4 primeros sellos son, según nos reveló  el hermano Alberto Rivera, un antiguo jesuita, convertido a Cristo, las funestes actuaciones del papado en el siglo XX y XXI.(Para más información entrar a: www.chick.com ) . Dice concerniente los 3 primeros,  que el caballo blanco del primer sello  es el papa promoviendo el ecumenismo, el caballo rojo es el comunismo desatando guerras fratricidas, (en efecto el comunismo fue un instrumento elaborado con el apoyo logístico y financiero del Vaticano para derribar al zar de Rusia, gran protector de la iglesia ortodoxa). El caballo negro es la orden jesuita que controla la alta finanza y la economía mundial, y el caballo amarillo, digo yo, es la consecuencia de las precedentes plagas que azotan en particular lo que se llama “el cuarto mundo”.  El quinto sello es un misterio completo, pues es un acontecimiento celestial, y no tenemos acceso a esos lugares. Pero hoy en día, en el año 2013, sabemos que el cuarto sello ha sido abierto, y quizá también el quinto. Sabemos que el sexto sello no ha sido abierto, pues el sol no se ha puesto negro, ni la luna roja, ni la gente se ha  escondido en las cuevas: Ap.VI; 12 a 17. Mientras que los 4 primeros sellos cuentan las fechorías del Vaticano (la primera bestia de Ap.XIII) a través de la política y la finanza internacional, el sexto sello trata de la actuación de Dios con el mundo, la Iglesia y los judíos. El sexto sello trata también de la visión celestial que aterra el mundo y aterroriza a toda la humanidad incrédula.
      En el capítulo VII  de Apocalipsis, vemos 2 sucesos relacionados con 2 grupos importantes en la “economía” de Dios: la nación de Israel (v.2 a 8) y la Iglesia (v.9 a 17). Esto ocurre dentro de la “hora” del sexto sello. Se nos dice que Dios selecciona  a 144.000 judíos  como testigos de Jesús  para la gran Tribulación que ha de suceder en el sello 7 (Ap.XIV; 3 y 4), y arrebata a la Iglesia que estaba en la tierra en el momento que precede las 7 trompetas: Ap.VII; 14. Hace tiempo que intuía que el Rapto se producía en el sexto sello, después o durante los primeros cataclismos. Pues todo concuerda; la Iglesia es arrebatada y en su lugar el Israel de Dios (los 144 000 judíos escogidos de las 12 tribus de Israel), que se incorporará a la Iglesia, siendo la plenitud de los judíos a entrar después de la plenitud de de los gentiles: Ro.XI; 12 y 25, se queda en la tierra como testigo de Jesús y blanco de la bestia y de Satán. Lo que me impedía afirmarlo era 1 Cor.XV; 52. En este verso 52 se nos revela que la resurrección de los santos y el Rapto de la Iglesia que está en la tierra (es decir los creyentes verdaderos, no las iglesias evangélicas que conforman la nueva Babilonia) ocurre  a la final trompeta. La final trompeta es la séptima trompeta del séptimo sello. Pero si uno no se da cuenta que en la Biblia, encontramos copas de bendición, como en el Salmo XXIII; 5, y copas de maldición como en Apocalipsis, trompetas de jubileo que anuncian expiación y libertad (Lev.XXV; 9 y 10), y trompetas de alarma que anuncian muerte y dolores, ¡uno queda confundido! La final trompeta de 1 Cor.XV; 52 es de júbilo, anuncia redención y libertad. No tiene nada que ver con las 7 trompetas de Apocalipsis VIII. Así que sabemos en términos de sellos que Cristo baja del  tercer cielo, donde está ahora sentado a la diestra de Dios Padre,  a las nubes cuando se abre el sexto sello. Entonces  resucitan los santos y nosotros los que estamos en la tierra somos transformados y todos juntos, seremos arrebatados en nubes para encontrarnos con el Señor en el aire: 1 Tes.IV; 16 y 17.
     Es importante reparar en estas palabras: nubes y aire, porque estas 2 palabras nos indican una sola segunda venida de Cristo pero en 2 fases, Cristo baja primero a la atmósfera del globo terráqueo (el primer cielo) donde se reúne con los miembros de toda la Iglesia universal y luego con ellos después de un período mínimo de 7 años, baja a la tierra y “se afirmarán sus pies en aquel día sobre el monte de los olivos que está en frente de Jerusalén al oriente…” (Zac.XIII; 4). Entre la parada en el aire, en las nubes y el “aterrizaje” en el monte de los olivos, ocurren las 7 plagas orquestadas por las 7 trompetas o copas de la ira de Dios. El día de la resurrección de los santos y del Rapto queda escondido. Pues el quinto sello concierne las esferas celestiales (Ap.VI; 9) y los precedentes sellos, cosas que han pasado y están pasando hoy en día. El sexto sello no pasará desapercibido porque empieza por un gran terremoto  y visiones  de señales cósmicas aterradoras.
     Durante muchos años, había pensado que el Rapto sería algo secreto. Pero los versos 15, 16 y 17 de Ap.VI nos revelan que los moradores de la tierra saben que es el día de la “ira del Cordero” (v.16). Si el Rapto fuera secreto, nunca jamás confesarían que el día de la ira de Jesús ha llegado. Los musulmanes dirían que Alá está enojado, los hinduistas que Shiva está en acción, los ecologistas y los animistas que la madre tierra está castigando a sus hijos, los ateístas que el asteroide número 666 ha impactado la superficie del sol etc. ¡Pero no! Todos dicen que es la ira del Cordero; ¡Aun creo que la señal del Hijo del Hombre en el cielo será la visión del mismo arrebatamiento de la Iglesia! Sea que presencien los incrédulos el Rapto, o que el ángel de Ap. Cap. XVI; 6 y 7,  comience ya a predicar que teman a Dios, le den gloria y le adoren, o que vean al mismo Jesucristo viniendo sobre las nubes, la cosa queda clarísima en ojos de todos: Jehová-Jesús viene a juzgar y a reinar. A la verdad estoy convencido por la visión de Esteban en Hechos VII 55 y 56, y por la oración de Eliseo en 2 R VI 18 de que el mundo entero después del gran terremoto va a tener una visión grandiosa: “y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla”(Ap.VI; 14).
     Verán las estrellas caer a la tierra: v 13. Van a tener una visión celestial. Pero es una visión de la realidad que odian, no es que las estrellas cayeron a la tierra. Las vieron caer, vieron el cielo abrirse, vislumbraron a Dios en su trono,  en el cielo, pero luego se desvaneció la visión, y el sol, la luna y las estrellas estaban todavía en su sitio,  pues vemos que más tarde en el séptimo sello a la cuarta trompeta,  la tercera parte del sol, de la luna y de las estrellas se oscurecieron: Ap. VIII 12. Aquí vemos otra vez las estrellas afectadas pero no es una visión, es lo que realmente está pasando, porque “los hombres se quemaron con el gran calor”: Ap. XVI; 19. ¿Van a caer las estrellas a la tierra en el sello 6 y luego volver al cielo para el sello 7? ¡No! Los reyes de la tierra y los grandes y los ricos y toda la humanidad tuvieron una visión después del terremoto del sexto sello. Esta visión además de aterrorizar a los moradores de la tierra revelándoles que no hay otro Dios que Jehová y que él viene en la persona de Jesús para castigar, echará al mundo rebelde en los brazos del papa de Roma ; el Anticristo. En efecto habrán sido arrebatados los verdaderos cristianos, por lo cual los falsos cristianos y el mundo entero se entregarán a la bestia, al gran anticristo romano, el cual con su política ecuménica y su sistema religioso idolátrico parecerá como la respuesta adecuada para con Dios, por parte de una humanidad rebelde y perversa. De hecho,  habrán visto a Jesús enojado en la visión celestial y en la tierra estará el “vicario” de Cristo haciendo prodigios y señales en el nombre de Cristo por el poder de Satán y pidiendo a la humanidad hacer la paz con Jesús en los términos del Vaticano. Os recuerdo que el título oficial del papa es VICARIVS FILII DEI y corresponde también al 666 si se suma todas las letras cifras de este mismo título blasfematorio: V+I+C+I+V+I+L+II+D+I=666. (La U se escribía V hasta el siglo XVII).
      Es muy triste y desolador darse cuanta que los teólogos, eruditos y estudiosos de la Biblia casi nunca citan al papa de Roma como anticristo,  pasan por alto al que Juan Knox (como todos los reformadores) describió como “el mismo anticristo”. El papa desde el momento en que ha pretendido ser el obispo de los obispos es anticristo. Cada papa ha sido un anticristo. Pero después del arrebatamiento, si mi entendimiento de los 7 reyes de Ap.XVII: 10 y 11 es correcto, el papa no será un anticristo sino el Anticristo escatológico. El papa siempre ha desempeñado la función de un anticristo notorio, (por lo menos para los verdaderos protestantes). Las personas que han desempeñado esta función siempre han sido anticristos. Pero el papa que después del Rapto seducirá el consejo de la Unión Europea y será elegido presidente,  ese no será un anticristo como sus antepasados, ese será el Anticristo escatológico en su función oficial y tradicional de anticristo. Ese es el hombre de pecado, el hijo de perdición. Pocos evangélicos se fijan hoy en el papa como anticristo. El materialismo ateísta es por ahora el campeón de Satanás. Pero después de la visión del sexto sello, el ateísmo recibirá un golpe mortal, y el papado surgirá de nuevo como el instrumento predilecto del dragón pues producirá la (cabeza de la) Bestia y el falso profeta.
 Repito lo que ya dije en el artículo “Las 2 bestias” (el cual ha sido reactualizado). La clave de esta interpretación se halla en Ap.XVII 9, 10,11.Los 7 montes tipifican  Roma (v9) o el catolicismo romano. Por lo tanto los 7 reyes (v10) son reyes de Roma y por consecuente son 7 papas: “5 de ellos han caído, UNO ES, (es decir: es el hombre de pecado, el hijo de perdición, el Anticristo escatológico), y el otro aun no ha venido…” Según lo que entiendo, estos papas han de ser contados desde que se creó la CEE el 25 de marzo 1957, pues la bestia que ha de venir empieza a formar sus cuernos con el Tratado de Roma que unió a Francia, Alemania, Holanda, Bélgica, Luxemburgo, Italia. Es cierto que Pió XII estaba todavía en vida pero era su último año y dice el verso que 5 son caídos.  ¿Qué significa son caídos? Creo que se refiere a su actitud frente a los judíos que siempre han sido una amenaza para el Vaticano que está aferrado a su teología del reemplazo de Israel por la Iglesia, en su interpretación postmilenarista de las profecías. Pio XII, era un aliado de Hitler con quien firmó un concordato en 1933 cuando era todavía conocido como el cardinal Pacelli. (Franz von Papen fue el que firmó el concordato y era el representante de Hitler,  también estaba presente el prelado Montini  futuro Pablo VI). Pio XII nunca cayó delante de los judíos, siempre mantuvo su posición odiosa y despreciativa para con ellos. El 22 de junio 1943 Amleto Giovanni Cicognani, el delegado apostólico enviado por Pío XII a Washington D. C., escribió al presidente F. Roosevelt pidiéndole impedir el establecimiento de un estado hebreo en Palestina. Sus pobres argumentos eran que los católicos gozaban de ciertos derechos sobre los lugares santos de Palestina, que esta tierra siendo la cuna del cristianismo, si los judíos se posesionaran de ella esto sería un duro golpe al cariño que le tienen los católicos. Y que si bien los judíos habitaron allá antaño ¡no hay axioma histórico que sustente la necesidad de un pueblo a que vuelva a un país que abandonaron hace 19 siglos!  En 1957, al fin del reino de Pio XII, su ministro de asuntos exteriores y colaborador cercano, el señor Domenico Tardini dijo al embajador de Francia según fuentes diplomáticas israelíes: “Siempre he tenido la opinión de que nunca ha habido una razón de orden prioritario para que ese Estado (hebreo) fuera establecido. La culpa es de los Estados occidentales. Su existencia es un factor de riesgo inherente para la paz en el Medio Oriente. Ahora Israel existe, y no hay ninguna forma de destruirlo, pero cada día pagamos el precio de tal yerro”.
      Por lo contrario  Juan XXIII cayó  de esta posición altanera y diabólica delante de la nación elegida de Dios, y por ende en su encíclica “Nostra Aetate” (nuestros días), en la cuarta parte, afirma que hay un lazo que une a los cristianos con los judíos, y que no se les puede imputar la muerte de Cristo, ni decir que están bajo maldición. Dice también que hay que rechazar todo antisemitismo, no por razones políticas sino por el amor espiritual evangélico que reprueba el odio, la persecución, las muestras de antisemitismo, dirigidas a los judíos en cualquier época  y por cualquier persona.
     Así que pienso que hay 2 buenas razones para empezar la lista de los 7 reyes de Roma por Juan XXIII: el tratado de Roma en 1957 y el cambio de tono en la boca de los papas a partir de Juan XXIII, pues hasta que llegue el Número 6 que será el Anticristo, todos mantendrán una posición caída frente a la nación de Israel que tuvieron por fin que reconocer ¡no por amor evangélico sino por razones políticas en 1993!  Pero el Numero 6 no caerá, no bajará el tono, delante de la realidad histórica de la nación israelita sino que será la caída de los judíos hasta que vuelva  nuestro Señor Jesucristo en llama de fuego para darle el pago mandándolo vivo al lago de fuego. Además hoy  tenemos al papa Francisco I de 76 años, lo cual si fuera el hombre de pecado, el Número 6, implicaría que dentro de 10 años aproximadamente después de los 7 años de gran Tribulación, a los 86 años, mantenga al mundo entero bajo una mano de hierro mandando a todos los habitantes de la tierra que le adoren como a Dios haciéndose pasar por Dios y llevando a cabo grandes conquistas militares y políticas. No me parece que un hombre de tal edad tenga la energía y el carisma necesario para tal empresa… Se necesita un hombre más joven para conquistar el mundo, una especie de Alejandro Magno, no  un viejo papa decrepito como suelen ser. Además a Dios no le gusta compartir los secretos del futuro con falsos profetas, pues en esos días se ha hablado mucho de un obispo católico de la Edad Media, llamado Malaquías, que dio la lista de todos los papas hasta el último; el cual sería Francisco I según sus visiones y cálculos… Ni los mayas paganos con su calendario que terminaba en 2012, ni Malaquías el católico romano con sus trances extáticos, tienen al Espíritu de la profecía que tenemos nosotros los cristianos nacidos de nuevo, y que nos permite entender las Escrituras.
      He aquí pues la lista de los  5 últimos papas “caídos” antes de la llegada del hijo de perdición:
 Primero Juan XXIII (1958/1963)
 2º Pablo VI (1963/1978)
 3º Juan Pablo II (1978/2005)
4º Benedicto XVI (2005/2013)
 5º Francisco I (2013/?)
      Después le seguirá, si no me equivoco, el sexto; el Anticristo, el cual será apoyado por el séptimo papa que será el falso profeta. No se cuenta Albino Luciani, conocido como Juan Pablo I, que duró un mes aproximadamente, en 1978; pues no llevó la triple tiara que indica el ejercicio de sus funciones  y prerrogativas en los 3 campos del poder religioso, político y militar; y por lo tanto no quiso reinar como obispo de los obispos, (solo aceptó el “palium” que es  la vara común de cualquier obispo). Por lo cual al cabo de 33 días es muy probable que los jesuitas lo eliminaran.
    ¿Por qué el Anticristo es el sexto papa? Porque es el número adecuado para todo anticristo y  el verso10 hablando del sexto rey dice: “uno es”. Significa: este uno es la bestia; el Anticristo, el hombre de pecado, el hijo de perdición.  Ese papa # 6 va a hacer una cosa ya vista en América latina, y hecha por 2 sacerdotes católicos. En efecto en Barranquilla, gran metrópoli colombiana, el cura Hoyo dejó su ministerio pastoral para desempeñar el cargo de alcalde, e igualmente en Paraguay el obispo Lugo dejó su oficio religioso para ejercer el cargo de presidente de la república. Así que el papa # 6 dejará su cargo de papa de Roma para tomar la presidencia de la UE. Por dejar sus oficios de cura para una gran alcaldía, de obispo para una presidencia de una nación o de papa para dirigir la UE, no pierden ellos su “unción sacerdotal”, según el dogma papista. Estamos hoy en una gran crisis financiera mundial, y el Vaticano tiene más oro que la reserva federal de los Estados Unidos; 100 toneladas el uno y 30 el otro, según ciertos rumores… No sería asombroso que a cambio de rescatar el sistema financiero de la UE, el papa No 6 se propusiera como presidente de la UE y abandonara su oficio de “santo padre” momentáneamente. No obstante creo que será más bien el factor terror que hará que la UE entregue el pleno poder al papa Número 6.En efecto el Rapto de la Iglesia y la visión de la ira del Cordero que tendrá el mundo, al abrirse el 6º sello, (Ap.VI; 12 al 17), la echará en los brazos del papa Número 6. Siempre será papa de Roma pero no en función. Por lo cual se elegirá un séptimo papa para desempeñar las funciones sacerdotales. Ese séptimo “cuando venga es necesario que dure breve tiempo”. Pienso que el papa No7 será el falso profeta. Tal como el Espíritu Santo glorifica al Hijo, el falso profeta glorificará a su compadre Número 6.Cuando lo haya hecho, el papa # 6 retomará su función sacerdotal sin dejar la presidencia de la UE y será así el octavo. Ese octavo se proclamará Dios y exigirá que le adoren cuando se haya posesionado del templo de Jerusalén que los judíos habrán reconstruido y usado durante 3 años y medio, debido a un acuerdo pasado con el Anticristo. Desde el lugar santísimo el octavo papa que es el sexto emitirá un culto televiso obligatorio para todo el mundo, como hizo Nabucodonosor con su estatua de oro: Dn.III; 1 a 7. Se cumplirá entonces literalmente y sencillamente el verso 11 de ApXVII : “La bestia (el Anticristo, el presidente del nuevo imperio romano),que era (el cesar del antiguo imperio romano que se autoproclamaba Dios) y no es, es también el octavo (el nuevo papa que cumulará el poder secular y religioso) : y es de entre los 7 (pues era el papa No 6 elegido en Roma por el concilio tradicional de cardenales unos años antes) , y va a la perdición : Ap. XIX 20.Esta es la interpretación más sencilla de un verso corto pero muy difícil de entender. El tiempo la validará o la anulará. Si mi interpretación es correcta, predice lo va a suceder. Si no, es parcialmente incorrecta y me equivoqué proponiendo Juan XXIII como el papa #1, o también puedo estar totalmente equivocado, y los 7 reyes no son los 7 últimos papas. ¡Pronto sabremos! Sin embargo, volviendo al capítulo XIII, hay un acontecimiento pasado que confirma mi interpretación de un acontecimiento futuro. El v 3 de Ap. XIII dice: “vi una de sus cabezas como herida de muerte, pero su herida mortal fue sanada…” En los versos 12 y 14 se insiste en que la bestia fue herida. Esta insistencia tiene como propósito de ubicar en el tiempo las 7 cabezas, que son los 7 últimos papas. Nunca he sabido en la larga lista de papas, de uno que fue herido públicamente con arma de guerra y que luego se recuperó, excepto a fines del siglo XX en la persona de Juan Pablo II. Ese acontecimiento fue universalmente difundido. El hermano Alberto Rivera nos revela en “El profeta” ( Chick Publications) el porqué de ese atentado. La meta era doble: recibir atención mundial con la simpatía de todos los líderes del mundo y acercar el mundo musulmán al papa por causa del generoso perdón que concedió el papa herido a su asesino Mehmet Ali Agca. (Mehmet era uno de los mejores pistoleros de Europa, y ¡falló disparando al papa a solo 3metros!) La Biblia ya lo había declara siglos antes: un papa (un rey) entre los 7 últimos había de ser herido con  arma mortal y recuperarse luego, ¡y el papa No 4 era aquel! Pero volvamos al sexto sello…
     La consecuencia de esta venida del Señor con una parada en las nubes antes de bajar a la tierra, es que no sabemos a qué hora vendrá el Hijo del hombre (Mat XXIV 44). La venida del Señor y nuestro encuentro con El en el aire es un total misterio. Es inminente e imprevisible. Después del Rapto, los que pasarán por la gran Tribulación, al contrario tendrán un calendario preciso de la bajada del Señor Jesús desde las nubes a Jerusalén: “Desde el tiempo que sea quitando el continuo sacrificio hasta la abominación desoladora habrá 1290 días. Bienaventurado el que espere y llegue a 1335 días”, (Daniel XII 11, 12). La gran Tribulación durará 7 anos y será fácil para los que tienen conocimiento de la Escritura discernir los tiempos y cumplimientos de las profecías. Pero no se puede decir que desde el Rapto hasta la llegada de Jesús al monte de los olivos que el tiempo es exactamente 7 años. De hecho la Biblia dice: “Y cuando abrió el 7 sello, se hizo silencio en el cielo por media hora” (Ap.VIII; 1) Así que antes que ocurran las plagas y castigos de las 7 trompetas, hay una suspensión de actividades en el cielo de 1/2 hora. Es como la calma antes del chubasco. ¿Qué tiempo es en la tierra, una media hora en el cielo? ¡Nadie sabe! Puede ser años. No hay que olvidar que la semana 70 de Daniel empieza cuando “el pueblo de un príncipe… por otra semana confirmará el pacto con muchos” (D IX 26, 27). Unos opinan que puede pasar 10 años entre el Arrebatamiento y el descenso del Señor con todos los santos sobre el monte de los Olivos… Ya sabemos que este pueblo es el pueblo que conformaba el antiguo imperio romano, el que crucificó al Señor Jesús, destruyó Jerusalén y la nación judía en el año 70, y que este mismo pueblo, que hoy conforma el nuevo imperio romano (la Unión Europea), ha de firmar un acuerdo  con Israel que permitirá el reanudo de los sacrificios en el templo de Jerusalén. Cuando empiece otra vez el culto judío en el santuario entonces, sí, quedarán 7 años. Por ahora el príncipe de este pueblo no ha surgido. El sexto papa que ha de tomar el control de la UE no está en el escenario, quizá hasta que fallezca Francisco I.
     Así que el misterio de la iniquidad que ya estaba en acción en los tiempos de Pablo,  sigue siendo misterioso hasta que aparezca el príncipe heredero de Satanás, el nuevo cesar del nuevo y último imperio romano,  el cual impondrá su política internacional, especialmente en el Medio Oriente.
     Ahora esa gran Tribulación que ha de venir después de la primera resurrección,  se caracteriza por las 7 trompetas (o copas) que orquestarán la ira de Dios sobre el mundo pecador, y  creo que se divide en 2 tiempos. El primer tiempo es cuando el culto judío es reanudado en el templo (Ap. XI 1) y 2 profetas vienen  en el espíritu de Moisés y de Elías. (La Ley y los profetas es la luz para el pueblo judío: “a la Ley y a los profetas; si no hablan conforme a esta palabra, es porque no hay luz en ellos” dice la Escritura).  Estos 2 profetas cumplen su ministerio durante 1260 días. Lo que indica que estos testigos vienen en el espíritu de Moisés y Elías son las señales y poderes que tienen. Tal como Elías cuando mandó fuego a consumir 2 escuadrones de 50 hombres y cuando cerró el cielo para que no lloviese, y tal como Moisés que convirtió las aguas del Nilo en sangre e hirió la tierra de Egipto con varias plagas, así actuarán esos 2 testigos. Es un periodo en que el Anticristo (el último presidente de la Unión Europea y sexto papa) habrá hecho un acuerdo con Israel: Daniel IX 27. Después quebrantará ese acuerdo, (es decir que será quitado el continuo sacrificio; Daniel XII; 11)  matará a los 2 testigos, y entrará en el lugar santísimo exigiendo adoración universal. En los últimos hechos de la política del nuevo cesar del nuevo imperio romano se destacará también la destrucción de Babilonia (los Estados Unidos) previo al ataque final sobre Jerusalén desde el lugar llamado Armagedón: Ap. XVI 19, XVII 16, 17 y 18. Son los últimos hechos, pues esta destrucción sucederá en la fase “copa séptima”, (copa de la ira de Dios o trompeta). Ahora la sucesión de las copas es difícil de discernir en el curso de los años que siguen el Rapto. Excepto la  copa 6 que corresponde al conflicto armado que azota el Medio Oriente y que concuerda con el Rapto de los 2 testigos y el quebrantamiento del pacto por parte de la bestia, no encuentro forma de decir par ejemplo: “1 copa por año”. Puede ser que se  viertan las 7 copas en 1 año, como en 10 años, solo Dios sabe y lo revelará a quien quiera. Al cabo de los 1335 días que empiezan con el cese del continuo sacrificio en el templo, baja el Señor Jesús con sus ejércitos celestiales, destruye la bestia (que es tanto la Unión Europea como el gran Anticristo, su presidente), el falso profeta,(el papa Numero 7), y sus aliados que habían invadido  Israel . El Anticristo que es el último caudillo de la Unión Europea es lanzado directamente al lago de fuego con el falso profeta y tal vez también con todos sus seguidores. Luego empieza el gobierno milenial de Jesús y de sus santos. Los mártires de la gran tribulación resucitarán y serán añadidos a la Iglesia gloriosa que estaba en las nubes el día del Rapto, pues son los consiervos de los mártires anteriores que vemos en la apertura del quinto sello: Ap.VI; 11 y como dice Ap.XX; 4 ellos reinarán 1000 años con Cristo, los que fueron decapitados por el testimonio de Jesús, y por la Palabra de Dios y que no habían adorado la bestia, ni su imagen, ni habían recibido su marca. “Los primeros serán los últimos y los últimos los primeros”: los primeros en entrar en la congregación de los primogénitos inscritos en los cielos fueron los gentiles, (si lo miramos a nivel nacional),  a pesar de que la nación judía fue la primera a ser llamada. Cristo con su esposa: la Iglesia gloriosa,  regirá las naciones que hubieren quedado después de la gran Tribulación. El es el príncipe de los reyes de la tierra tal como lo dice Apocalipsis I v.5 en todas las versiones anteriores a la Reina Valera 1960. (Miré este versículo en otras versiones y ninguno dice soberano de los reyes de la tierra sino príncipe). Este título particular que encontramos en la revisión 1602 y 1909 de Cipriano de Valera conlleva una confirmación del Milenarismo. En efecto si como piensan los postmilenaristas y los amilenaristas, Cristo viene y nos introduce directamente en la nueva tierra y en la eternidad futura, el título de príncipe de los reyes de la tierra no tiene sentido. Es mejor traducir soberano para estas escuelas, (aunque estoy seguro que sería forzar la palabra griega del texto original). Porque un príncipe es un heredero de reyes. Si no hay Milenio y que Cristo reina directamente en la Nueva Jerusalén, no es heredero de reyes algunos. Se puede decir que es el heredero del Padre celestial,  pero no es heredero o príncipe de los reyes de la tierra. Y aun diciendo que estos reyes somos los santos, esto tampoco tiene sentido, pues no es el heredero de la Iglesia sino su fundador y Señor. De Cristo somos los coherederos y no lo contrario. En cambio si creemos en el reino milenial entonces, sí, tiene sentido el título de príncipe de los reyes de la tierra. En efecto Jesús es el Rey que hereda todos los reinos de la tierra. Es el último Rey de la tierra; todos los imperios y reinos se derrumban y le dejan a Él el imperio sempiterno.  El es el heredero de todos los reyes de la tierra que estuvieron antes de Él. Como dice Daniel II 44: “En los días de estos reyes (hablando de la época del cuarto reino, es decir el nuevo imperio romano: la Unión Europea.), el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido…” Después de este gobierno imperial de Cristo, se concluye la Historia humana en esta vieja tierra. Pero hasta aquí me limitaré, pues el asunto era mirar brevemente  la cronología de la segunda venida de Jesús. Hay mucho que decir sobre la dispensación milenial o dispensación de la aplicación universal de la Ley, pero es otro tema.
      Lo que más quiero recalcar en conclusión con el tema que he tratado, es que el Rapto seguirá siendo una incógnita total en cuanto  a su fecha. Años atrás estaba seguro que la señal más precisa que indicaba la inminencia del Rapto sería el nuevo sistema de dinero electrónico, mediante un chip electrónico injertado bajo la piel: la marca de la bestia (Ap. XIII 16),  pero ahora me doy cuenta que la Iglesia puede ser arrebatada antes de esto. ¡Nadie sabe la hora ni el día, por tanto velad nos dice el Señor! No obstante cada día nos acerca más al día del Señor, y según el número de la bestia que es número de hombre, el cual se llama Hitler (Ap. XII 18), como lo expliqué en mi primer artículo “Las dos bestias”, ya hemos llegado a 74 años,  si tomamos 1939 como fecha de partida. Se podría tomar una fecha anterior, como su toma de poder absoluto en Alemania unos años antes en 1933, o el año en que empezó a regir leyes antisemitas... 1939 es desde luego la fecha más lógica para este conteo, porque corresponde al inicio de la segunda guerra mundial , la cual fue el factor determinante para que renaciera de nuevo el Estado hebreo en tierra de Palestina como compensación por el “holocausto nazi”  . 70 años es la edad normal de vida de una generación. 80 años es para los más robustos y 120 para las excepciones. No se puede descartar 2013 como el año del Rapto ¡ni 2059!   Si el mundo llega a 2060 es que Hitler no era el hombre  a quien le correspondía el numero de la bestia, pero recordad que en  las dagas de sus tropas escogidas; los S.S., estaba grabado en su hoja: “el tercer Reich durará 1000 años”,  y también que el programa de ese anticristo era destruir a todos los judíos, cuyo Rey será el emperador de todas las naciones durante 1000 años. Además no hay que olvidar que su padre se llamaba Hidler, pero Adolfo cambió su apellido a Hitler para que suene más alemán (era austriaco), y sobre todo para que se cumpla la profecía, sin que él se dé cuenta, pues si A es 100, B 101, C 102… y Z  125 entonces: H+I+T+L+E+R= 666. El día del Señor está muy cerca; ¿estás listo? ¿Has experimentado el “nacer por la Palabra” de verdad, lo cual no tiene que ver con el “repite después de mi la oración de fe…” o con entender los misterios del Apocalipsis de Juan? No se puede saber cuándo nos llame el Señor a su encuentro en el aire, pero es preciso que sepas cuándo te ha librado del poder del pecado, porque ¡esto es el boleto para el Arrebatamiento!
 Maranatha
.

REGRESAR